Black Friday

Ahora que se acercan las fiestas navideñas empieza a notarse el frenesí comercial. Las grandes marcas se organizan, los planes de marketing se revisan y las campañas comienzan. Aunque Navidad aún está lejos, hay otro evento que se acerca: el Black Friday

Como recordatorio o a título informativo: la iniciativa comercial americana que se desarrolla después del fin de semana de “Acción de Gracias” es una jornada que va asentándose poco a poco en el resto del mundo y, por supuesto, en España. El viernes 23 de noviembre será el “Día D”. Si no se prepara el Black Friday con dos o tres semanas de antelación, al menos hay que asegurarse de repasar una lista de control para no olvidarse de nada.

Aumenta la tensión

Dos o tres semanas antes del Black Friday es el momento perfecto para reunir tus fuerzas y dar a conocer lo que va a ocurrir. Aunque el Black Friday cada vez es más importante, no todos tus clientes estarán al corriente del alcance de la operación. Algunos puede que ni siquiera comprendan el evento. Por tanto, hay que ser un poco pedagógico y alentar a todos a que se inscriban en una lista de difusión: así no se perderán ninguno de los chollos que están por llegar.

También puedes trabajar mano a mano con tus socios: ¿por qué no hacer un pre-Black Friday con ellos? Esta también es una buena manera de aumentar la tensión.

Para terminar, comunica con un poco de tiempo tus ofertas para permitir que la comunidad se organice. Puede ser un descuento de un 40 % en un producto el 23 de noviembre a las 01.00 h, de un 30 % en otro a las 10.00 h, de un 20 % en un tercero a las 14.00 h, etc.

Optimiza tus campañas de marketing por email

El marketing por email suele ser la palanca más eficaz para triunfar el Black Friday. Como vas a estar muy ocupado en las próximas semanas, intenta anticiparte lo máximo posible y prepara las campañas por adelantado. Algunos ejemplos:

  • Los carritos abandonados

    Se trata de unos recordatorios automáticos que pueden enviarse algunas horas después de que un visitante haya abandonado una página. Puedes incluso preparar varios por adelantado en función de la categoría de los productos o del montante global del carrito.

  • Los recordatorios del D-7, D-3 y D-1

    Es una buena manera de fidelizar a tus clientes. Puedes crear escenarios personalizados en función de las acciones realizadas en campañas anteriores. Por ejemplo, puedes enviar un cupón de descuento únicamente a los destinatarios del primer o del segundo email que hicieron clic en uno de los vínculos.

Como la automatización es indispensable, tómate tu tiempo y prueba todos los procesos previamente. No hay nada peor que lanzar una máquina y comprobar que tiene algún defecto. Este es el caso particular de los emails transaccionales (confirmación de compra, de cobro, de envío, de entrega, etc.) que dan credibilidad a la imagen de una marca.

Revisa tus páginas de aterrizaje

Diseño, mensajes clave, integración con tus webs… es la recta final antes del gran lanzamiento.

Cada página de aterrizaje debe ser objeto de un control de calidad muy concienzudo. Prueba todos tus vínculos, realiza un análisis SEO y verifica el fondo y la forma: revisión ortográfica, comportamiento del diseño adaptativo, pruebas en varios dispositivos, velocidad de carga, etc.

Hay que buscar la excelencia, y cuentas todavía con unos cuantos días para prepararte.

Dimensiona adecuadamente tu back-office

Imagínate un escenario de pesadilla: un servidor se cuelga y tu web es inaccesible la víspera del Black Friday a las 23.00 h. Hay que darlo todo para que esta pesadilla no se convierta en realidad. Para ello, asegúrate de que tu servidor y tu conexión son capaces de soportar un pico brutal de actividad. Anticípate a esta situación contactando con tu operador y con tu alojamiento. Deben ser movilizados y movilizables inmediatamente y hay que realizar pruebas antes del lanzamiento.

Imagina otros escenarios catastróficos: una huelga de transportes impide al personal del servicio de soporte ir a trabajar, una epidemia de gripe afecta a todos tus desarrolladores…

No puedes faltar al Black Friday y tus clientes no deben saber nada de lo que ocurre en back-office. Ten siempre un plan B y un plan C. Es el principio de certeza: casi nunca sirven para nada, pero el día en que los necesites darás gracias por tenerlos.

Separa los chollos

No lances todo a la vez.

Incluso si el Black Friday es un periodo corto de tiempo (un día, tal vez un poco más para algunos comercios electrónicos) hay que verlo como un maratón y no como un esprint. Guarda tus existencias para ofrecer chollos a medianoche del día de lanzamiento, el viernes por la mañana, a mediodía, por la tarde, etc.

El objetivo es conseguir un flujo contínuo de visitantes, y hay que nutrirlos con ofertas adaptadas. La dinámica comercial será mucho mejor.

Sé transparente

Escasez y apremio son dos palabras que se asocian bien con el Black Friday. Sé claro con el número de unidades disponibles o con la franja horaria en la que la oferta será accesible. Por ejemplo, una cuenta atrás es un medio muy eficaz. También puedes mostrar el número de personas que están mirando al mismo tiempo un producto.

El objetivo no es presionar al cliente, sino actuar de tal manera que éste interiorice el carácter excepcional de ese día en cuestión. También es un medio eficaz para optimizar las conversiones y crear el evento.

El Black Friday se acerca, pero tranquilo: no pasa nada si piensas que vas con retraso. ¡Con una estrategia, una buena gestión de las prioridades y unos socios eficaces estarás listo a tiempo para el 23 de noviembre de 2018! Contacta con nuestro equipo y recibirás una propuesta de acompañamiento personalizada para el Black Friday. ¡No es demasiado tarde!

Tags : back-officeblack fridayimagen de marcamarketing por correo electrónicoofertaspágina de aterrizaje
Anaïs | Kwanko

The author Anaïs | Kwanko

Leave a Response